miércoles, 4 de enero de 2012

Excursión familiar a Cortes de la Frontera

La navidad es época de tradiciones y  de momentos familiares compartidos. Desde hace tres años, realizamos una excursión familiar con los pequeños en los días que preceden a la venida a los Magos de Oriente. El plan incluye siempre viaje en tren a un pueblo de la Serranía de Ronda, visita a sus lugares más importantes, paseos por la naturaleza, bocatas y regreso.
En la planificación del viaje los niños se ocupan de la intendencia, visitan la webs donde está la información, hacen el itinerario y tienen el encargo de también realizar las fotos. 
Este año partimos sobre las 9:00 de la mañana con dirección a Cortes de la Frontera:




Un poco antes de las 10 de la mañana llegamos a la estación de Cortes de la Frontera. Allí surgió el primer problema, la estación está a varios kilómetros del pueblo y no podíamos llegar andando con los pequños. Nos encontramos con un señor muy amable, del que luego supimos que era Médico militar, y nos trasladó en su vehículo al pueblo. Este compañero fue un buen samaritano para nosotros. Le agredecimos su gesto y posteriormente comenzamos a visitar los lugares que previamente los niños habian estudiado como dignos de ello. Recalamos primero en la iglesia que tenía puesto un belén muy bonito. Después fuimos al Ayuntamiento, seguimos hasta un mirador y finalmente visitamos la Plaza de Toros. Hicimos un descanso para el bocata y después dejamos un tiempo para que jugaran los niños.
En estos paseos por Cortes hemos pasado por el consultorio médico y allí me he reencontrado con un compañero mío de la residencia, Diego. Qué alegría encontrarme con él, pasamos muchas horas de trabajo y guardia juntos, y siempre fue un buen compañero.
Después hablamos con el taxista del pueblo, y en dos viajes, nos trasladó a la estación para emprender el regreso.
Ha sido una jornada familiar sencilla pero muy buena. Espero que podamos hacer este tipo de excursiones muchos años, que nos hacen a todos mucho bien.