jueves, 30 de diciembre de 2010

Gracias Nike

En esta Navidad de 2010 en la que la luz quiere llegar a las nubes, pero sólo en las facturas, se agradecen vídeos publicitarios como éste, que nos devuelven la confianza en el hombre.
Gasol, Nadal e Iniesta son tres deportistas que nos hacen grandes a los españoles. Nos animam a que saquemos lo mejor de nosotros mismos y eso me gusta.
Sólo por este detalle voy a comprar algo de la marca Nike.

Regalo de Reyes. Informe Robinson Especial Mundial 2010 - España campeona del mundo

Para todos los amantes del fútbol, de la selección española y las gestas, presento este magnífico programa de Robinson. En él podemos comprobar la letra pequeña de la victoria épica de la Selección Española de Fútbol en el Mundial de Sudáfrica 2010. Disfrutadlo y después a seguir amando el fútbol, que es libertad para el espíritu y dulce esclavitud para el cuerpo.

Feliz 2011

El año 2010 se cierra con la luz queriendo alcanzar las nubes y los políticos empequeñeciendo el Pacto de Toledo. A pesar de todo y todos, procuraremos sentarnos la noche del 31 cerca de los nuestros y con la esperanza de que el 2010 no quiera clonarse en el año que entra.
Sabemos que el día 1 de Enero de 2011 será muy parecido al 15 de Diciembre o al 22 de Noviembre de este año, pero necesitamos creer que puede ser diferente. Queremos apostar por el cambio. No podemos seguir transitando por los caminos del pesimismo y el ensimismamiento.
Querer no es poder. Lo contrario es lo que piensan los "buenistas" y los expetos en "autoayuda". Pero a pesar de eso, debemos empezar a creernos que podemos. Desde la sencillez, con rectitud de intención y actitud sacrificada y generosa cada uno de nosotros debemos plantarle cara a la crisis y comenzar a invertir lo mejor de nosotros mismos en revertir esta tendencia negativa.
Debemos volver a creer en las personas, en las que hacen grande al hombre y pequeña a la dificultad. Cada uno, en su rincón, en su responsabilidad, debe tratar de sumar en esta sociedad que está a las puertas de cerrar por liquidación. No debemos olvidarnos de los más débiles y vulnerables, tenemos que protegerles, y exijamos a las personas de talento que lo pongan al servicio de todos.
Les deseo un feliz 2011 y que Dios nos bendiga.

Premio Azahar 2010

La noche del día 29 de Diciembre de 2010 ha sido especial para mi. En la sede del Ilustre Colegio de Médicos de Málaga he recibido el premio Azahar 2010. La Junta Directiva del Colegio tuvo a bien reconocer algunos de los méritos que parece que adornan mi carrera profesional. Sin duda, ha sido una gran sorpresa para mí. En realidad me siento orgulloso de tener tantos amigos en el Colegio, empezando por su Presidente, Dr.Juan José Sánchez Luque.
Me presentó mi amigo el Dr.Alonso Gallardo, que con su frescura y su buena pluma, me puso el toro en suerte. Agradecí la deferencia que habían tenido conmigo y posteriormente me centré en defender la importancia del Humanismo en la Medicina. Finalicé mis palabras dedicándole el premio a todos los que en el pasado confiaron en mi, a los que lo hacen en estos momentos, y a los que lo harán en el futuro.
Humildemente quiero compartir esta alegría con todos vosotros.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Entrevista en "La Opinión de Málaga"

Alfonso Vázquez, un abogado metido a periodista, pero que es sobre todo escritor, me ha realizado, a día de hoy, la mejor entrevista que me han hecho en un medio de comunicación.
La mañana era muy lluviosa, la hora temprana, pero Alfonso y yo nos encontramos en la sede de su periódico como si nos tratáramos de dos personajes de su última novela, "Viena a sus pies". Conectamos desde un principio y luego todo fue muy fácil.
El próximo miércoles 29 de Diciembre, el Ilustre Colegio de Médicos de Málaga, tendrá a bien entregarme uno de sus reconocidos galardones, el "Premio Azahar". Este fue el motivo por el que Alfonso quiso conocerme. Le estoy agradecido  a su buen trabajo, ya que creo que no soy muy bueno en las entrevistas. Espero que disfruten con ella. (Pinchen en el hipervinculo y a leer)

Entrevista "La Opinión de Málaga" 
Domingo 26 de Diciembre de 2010


miércoles, 22 de diciembre de 2010

Feliz Navidad

La lluvia abre la puerta al invierno. El agua surca las calles de Málaga con el deseo de encontrarse con un mar que a fuerza de ser gris espanta a las gaviotas a una tierra más caliente y segura. Las luces que acompañan a nuestras calles se han teñido de tristeza y los negocios claman por el cliente perdido. 
España no termina de creerse que ha vuelto a ser pobre, y los políticos siguen ejerciendo de nuevos ricos sobre los escombros de una sociedad  que no quiere rendirse.
Las pensiones serán historia en el futuro y el pollo con patatas vuelve a las mesas de nuestros hogares. Los tiempos de "foie", ensalada fría de carabineros, sueño de pularda con trufas y la espuma de bacalo, regados por "Pago de Carro Ovejas" son no historia, sino prehistoria.
Hay  algo que no cambia año tras años, que no es otra cosa que  la buena nueva de que Dios se ha hecho niño. Que su madre, la bella Virgen María, no encontró ni posada ni lugar amigo para dar a luz, pero que su Hijo sigue cambiando la Historia, llamando a nuestros corazones.
Jesús, hecho niño, nos interpela sobre la esencia de lo que somos, año tras año. Las burbujas del cava no  ejercen interferencias sobre  el gesto delicado que el niño Dios nos concede a nuestro corazón, para recordarnos que lo mejor de nosotros mismos comienza con Él y acaba en Él.
Debemos dar gracias esta Nochebuena de lo que tenemos y debemos confiarle a ese niño llamada Jesús que para encontrarnos con nuestra mejor versión necesitamos de su ayuda.
Feliz Navidad y que el niño Dios los bendiga.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El Síndrome de Boreout

Érase una vez un trabajador en la época de las vacas gordas que decía estar quemado. Hubo tantos que se sintieron en sus diferentes puestos de trabajo como el que salía de un horno que hubo que definir el conjunto de síntomas que padecían. Vino en llamarse el "Síndrome del Burnout" o "Síndrome del quemado". Todo el mundo estaba achicarrado y los estudiosos del llamado "clima laboral" hicieron su Agosto. No existía reunión de "Recursos Humanos" que se preciara que no tratara del tema. Se estaba más pendiente de la temperatura en el trabajo que de la productividad del mismo y en eso que vinieron las vacas flacas.
Nos encontramo entonces con las mismas tardes grises para el mismo número de gente supuestamente quemada, pero en esta época de estrecheces, optaron por el silencio. Eso hizo que lo del "Síndrome del Burnout" pasaran pronto a la historia de síndromes ficticios con promesa de regreso. No hay ningún estudioso que se precie que gaste su tiempo ahora en cuestiones relacionadas con el clima laboral. La cosa se ha puesto como para pensar poco en temperaturas y mucho en el mantenimiento del trabajo. En palabras del Teniente Coronel Tejero: "Quieto todo el mundo". 
En esta crisis observamos que existen dos tipos de trabajadores: los que pueden perder efectivamente su trabajo y por tanto no hacen bromas con él, y lo que por las características de su puesto es difícil que pueda perderlo, como los funcionarios, y por eso siguen jugando con él más de la cuenta.
En ese colectivo que sufre la crisis en versión reducida ha aparecido un nuevo síndrome laboral, denominado "Síndrome Boreout". El trabajor afecto de este nuevo conjunto de síntomas presenta infraexigencia en su tarea, aburrimiento en su jornada laboral y desinterés y falta de motivación en su desempeño. Es la versión moderna del conocido no dar golpe en la oficina. Confío en que los estudiosos no se ocupen mucho de él, porque la situación no está para jugar.
La crisis ha enterrado al quemado y ha visto nacer al desmotivado, y mientras nosotros decidiendo si son galgos o podencos las oportunidades que estamos perdiendo de remontar el vuelo. No hay quien nos entienda.

viernes, 10 de diciembre de 2010

La prueba del algodón

Han sido muchos los amigos que me llamaron alarmados por no encontrarme en la clasificación de la carrera  del pasado lunes de 12 Kilómetros. Algunos incluso dudaron de que hubiese finalizado la prueba. Otros no creyeron que mi tiempo era cercano al de una hora.
Tranquilizo a todos y os digo que cometí un error de principiante. No sabía el procedimiento que tenía que hacer con el "chip" y por tanto la organización no pudo autentificar mi tiempo de carrera.
En la época de las imágenes he encontrado la que me inmortaliza entrando a meta.


Gracias por confiar en mí. Prometo presentarme a una media maratón y no cometer más errores de principiante. Saludos "bloggeros", y temblar cronómetros.

martes, 7 de diciembre de 2010

Dorsal 883

La tarde ha elegido el gris y el cielo es un oceano de nubes en Ronda. Desde la ventana de la habitación donde escribo diviso tejados, chimeneas y la oscuridad que comienza a apoderarse del firmamento. No tengo frío, pero tengo la percepción de que debe hacerlo traspasando sólo la pared que me separa del aire serrano. Estos días debían ser declarados fiesta local, porque Ronda bucea en sus entrañas entre olor a humedad, frío que penetra hasta dentro y la sensación de la piedra, quietud y firmeza. Por fortuna he oído el transitar de un coche y me ha parecido algo extraño, un artista al que no se le ha invitado a este otoño inspirador. Me gustaría calzarme mis zapatillas y salir al encuentro de eso que es el otoño en Ronda y que no sé describir con palabras. 
En la actualidad hay pocas cosas más que me hacen tan feliz como correr. Comencé este Marzo pasado a levantarme a las 6:30 de la mañana para correr, ducharme y leer antes de ir al trabajo. Como si se tratara de una profecía, algo en mi interior me decía que debía prepararme para el camino que este año que acaba me estaba preparando. Dejé en Junio el trabajo que más me había llenado profesionalmente, hasta ahora. Y desde ese momento tuve que comenzar a desandar  cada mañana para encontrarme con un camino que fue el mío pero que ya no reconocía. La experiencia ha sido maravillosa. Mi travesía por el desierto, ahora sólo llevo la mitad, me ha hecho volverme a encontrar con los pacientes y con la carrera diaria.
Uno de mis mejores amigos de la profesión, el gran médico humanista y maratoniano por excelencia, Román Manteca, me regaló en verano un libro delicioso del japonés Haruki Murakami, titulado  "De qué hablo cuando hablo de correr". En él nos describe cuanto de parecido existe entre la ascesis del escritor y la del maratoniano. Me impactó la siguiente sentencia: "Para mí, correr, al tiempo que un ejercicio provechoso, ha sido también una metáfora útil. A la par que corría día a día, o a la vez que iba participando en carreras, iba subiendo el listón de los logros y, a base de irlo superando, el que subía era yo. O, al menos, aspirando a superarme, me iba esforzando día a día para conseguirlo". El  libro me encantó y recomiendo su lectura a todos los amantes al deporte y  la literatura.
En mi familia siempre hemos disfrutado con el deporte. Mi padre corrió desde muy joven. En el servicio militar sus cualidades atléticas le procuraron una serie de beneficios que le hicieron más sencilla su temporada militar en una época de hambre y desidia. He heredado de mi padre esa ambición por conseguir lo que me propongo, ese correr distinguido que ocupa la cabeza esperando nuevas y diferentes gestas. Ahora anda cojeando, pero en su memoria permanecen sus piernas fuertes y su espiritu sacrificado. Correr es un gustoso sacrificio para el intelectual. Castigar al cuerpo predispone a volar más alto con la cabeza. 
Ayer corrí mi primera carrera, tras mi reencuentro con el deporte. Fueron  12 Kilómetros los que recorrí entre pequeñas gotas, aspiraciones grandes de los que me acompañaban y metas sencillas. El objetivo que me propuse lo conseguí. Finalicé en poco más de una hora la carrera y regresé a casa con la sensación del deber hecho. Pero no sólo con eso.
Cuando suena el despetador cada mañana, el mundo conspira para que siga entre sábanas y renuncie al sacrificio diario de calzarme mis zapatillas. Recuerdo la frase de la canción de "El último de la fila", "Mi patria en mis zapatos" y así me siento dueño de mi alma y me levanto. La motivación para seguir día a día retando a la comodidad trato de encontrarla de forma continua. Ayer encontré un elemento motivador muy importante para mí y que me va a acompañar durante el tiempo que me quede corriendo. Le propuse un pacto a Dios, y cuando pasaba por la chimenea del paseo marítimo, que fue construida por la empresa minera de mi padre, "Los Guindos" para más señas, le dije que yo aguantaría todas las incomodidades que procura el ejercicio diario, si a cambio todo el tiempo que yo me sacrifico, Dios se lo añade al tiempo de vida que le resta a mi padre. Cuando finalicé la carrera, comprobé que Dios había aceptado el pacto.
Me olvidaba, porté el dorsal 883.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La caja de Pandora

La mitología griega nos cuenta que los únicos mortales sobre la Tierra eran los varones, a quienes el titán Prometeo, desafianso al dios Zeus, entregó al fuego. La venganza de Zeus fue la de ordenar la creación de la primera mujer, que la entregó en matrimonio al hermano de Prometeo. Su nombre era Pandora, la que lo da todo. Como regalo de bodas, Zeus le entregó una caja, con la advertencia que no debía abrirla nunca. Ella un día cedió a la curiosidad y terminó abriéndola. De la misma comenzó a liberarse la muerte, la enfermedad, la desesperación, la malicia, la vejez, el odio, la violencia, la guerra y el resto de maldades que conocemos.
Pandora al comprobar lo que había ocurrido, cerró la caja y pudo conservar un regalo dentro de la misma. Este precioso y único bien preciado que se conservó fue la esperanza, para que así los hombres no cedieran de forma definitiva frente a todo tipo de adversidades que la vida nos va poniendo en nuestro camino.
En este tiempo de turbulencias, donde los males económicos comienzan a acechar no sólo a nuestros bolsillos, sino a nuestro ánimo, debemos recordar que en la caja de Pandora todavía se encuentra la esperanza.
Ya lo decía el apostol de los gentiles, San Pablo, que las virtudes teologales son la fé, la esperanza y la caridad. El mejor antídoto a la crisis es tener fe en Dios y en el hombre, no abandonar nunca la esperanza y practicar la caridad con más frecuencia de lo que lo hacemos.
La crisis nos invita en muchas ocasiones a sacar lo peor de nosotros mismos, y ese es un camino errado. Las personas le plantamos cara de forma efectiva a la adversidad si sacamos lo mejor que tenemos, utilizamos altas dosis de determinación, de realismo, de comprensión, pero sobre todo y siempre, de amor.

martes, 30 de noviembre de 2010

Dura derrota del Real Madrid frente al Barcelona

La oscura noche del triste lunes fue espectadora de un encuentro de fútbol doloroso para todos los madridistas. La derrota en el equipo blanco no es trago de gusto, y la de ayer menos aún. El Real Madrid quería presentarle sus credenciales de equipo ganador a un Barcelona cuajado, hecho a fuego lento durante mucho tiempo, y que es en la actualidad el mejor equipo de fútbol del mundo. Hasta ahí todo normal. Las esperanzas de la parroquia blanca de que una vez por todas pudiéramos dar un golpe de efecto en el terreno del todopoderoso Barcelona, se esfumaron en 15 minutos y se convirtieron en trágicas cuando finalmente un irritante Iturralde pitó el final del partido.
En el "adn" del madridismo está la aspiración de ser el mejor del mundo. Esto hace que cada jugador tenga que asumir una cuota de sacrificio mayor que el resto de los jugadores del mundo y unas dosis de señorío que den cuenta de la calidad deportiva y humana de cada uno de ellos. Esa exigencia no es soportada ni soportable para todos los jugadores de fútbol, sólo para los que entienden que el fútbol es un deporte de señores.
Con la llegada de Mourinho al banquillo blanco esta temporada, todos los aficionados creímos que él nos orientaría en el atajo perfecto para llegar a la madurez como equipo en vez de en 2-3 años, en 2-3 meses. Y en el fútbol no hay atajos. El equipo de Guardiola se lo hizo ver al Madrid anoche.
El Real Madrid perdió el partido porque se enfrentó a un Barcelona que dio muestras suficientes de solvencia en su juego, velocidad, precisión, fortuna, sacrificio y espíritu ganador. Ellos saben que son los mejores, pero que pocas veces en este año se encontrarán con un partido como el de ayer en el que todo el guión se cumplió. Fue el sueño perfecto para cualquier "culé". Tuvieron el balón y eso les concedió la alegría, y frecura en sus piernas y en sus mentes. Sólo pensaron en su juego, no en el del rival.
El Real Madrid no encontró su juego directo y mortal por varias razones. La primera porque se encontraron con un equipo inabordable. La segunda porque no tuvieron nunca el balón. Estuvieron detrás de él todo el encuentro y eso cansa las piernas y la mente. El Real Madrid es grande cuando se sacrifica, y ayer no lo hizo. Su orgullo herido no fue suficiente. El Real Madrid es directo cuando goza con la libertad que procura el balón y ayer estuvieron encadenados al juego del Barcelona.
Los blancos son un equipo grande y tienen a un entrenador insolente pero muy inteligente. Esta amarga derrota debe mostrarles el camino que aún les queda. Si de la contradicción aprenden, serán campeones, si la desprecian, se empequeñecerán.
Mourinho debe mostrarles a sus jugadores el equipo que serán pero que todavía no son, y debe ayudarles a que crezcan y laman sus heridas con sencillez y espíritu ganador.
El año pasado el Inter en su primera comparecencia en el Camp Nou sufrió una dura derrota, pero aprendió de ella y fue campeón de la Champions.
Los madridistas confiamos en que nuestros jugadores no van a renunciar al fútbol y encontrarán el camino para ser más fuertes. Todos los merengues los acompañaremos en este valle de lágrimas y nos enfretaremos a los retos del futuro con el espíritu ganador que nos caracteriza. Ahoa necesitamos al Mourinho cercano y no al distante y altivo.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La educación a examen

Entre las turbulencias económicas recientes, con rescate a Irlanda incluido y efecto "contagio" a otros países europeos, siempre aparece la sentencia de los doctos que propugnan las tan necesarias "reformas estructurales". Una de ellas es la de la Educación. La mayoría de los gobiernos europeos han realizado reformas en sus sistemas educativos en los últimos trienta años, pero su resultado no ha sido demasiado esperanzador. El caso español es punto y aparte, ya que todos los gobiernos en sus legislaturas, fueran del signo que fueran, han reformado la ley que estaba en vigor cuando ellos alcanzaron el poder. El resultado está a la vista.
En este panorama de confusión uno puede encontrar sensatez en los postulados que defiende el filósofo inglés Roger Scruton en su último libro, titulado "Usos del pesimismo". En él, reivindica un pesimismo crítico y lúcido, amigo de la espontaneidad y la iniciativa personal, capaz de ajustar cuentas con el pensamiento más autocomplaciente y el papanatismo de lo político correcto que están desmantelando el espacio público.
El optimismo y el buenismo son posiciones intelectuales que están muy bien vistas socialmente. Sus seguidores  creen que en el futuro desaparecerán las enfermedades, que la buena disposición anímica es la clave para superar las adversidades, que una comunidad de individuos libres es compatible con la igualdad social, que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos si la queremos con suficiente intensidad. Bla, bla, bla.
¿Pero qué ocurre cuando nuestro optimismo se vuelve tan desmesurado que no nos deja calcular correctamente nuestras posibilidades de éxito, cuando nos empuja a pensar que podemos conseguir nuestras metas sin esfuerzo, cuando el optimismo choca con la realidad? En muchas ocasiones, cuando las expectativas se frustran, las personas, en lugar de reconsiderar sus objetivos, consideran que los que tienen éxito (países, ciudadanos, grupos sociales) son los responsables del fracaso, de este sentimiento germinan las políticas del resentimiento que al perseguir la utopía de la igualdad social, cultural, económica y educativa están socavando las instituciones, las tradiciones y las costumbres que posibilitan que los seres humanos convivan civilizadamente.
Muchos de los reformadores educativos han bebido de estas fuentes y han facilitado políticas educativas que han resultado un fracaso por no situar en su justo lugar al esfuerzo, a la comunidad educativa, a los padres y a los jóvenes. 
Todos estos optimistas de la nada han facilitado que nos encontremos con una educación que desgraciadamente no ha premiado el mérito ni la justicia, ha tendido a la "suma cero" y ha generado hombres y mujeres con grandes problemas no sólo académicos sino de madurez.
¿Nos atreveremos a decirle al pan, pan y al vino, vino?

Özil, el bailarín con ojeras.

El partido del Real Madrid frente al mítico Ajax en Champions, nos ha dado oportunidad de nuevo de poder ver a Özil. Siento una especial atracción por su juego, me recuerda mucho al de Zidane pero con un poco menos de cilindrada. Para llegar al nivel del astro francés necesita madurar algo más e intervenciones decisivas en partidos y campeonatos importantes, como Champions o Mundial.
Ayer el primer gol del Real Madrid nació de las botas de Xavi Alonso, que lanzó al área. donde Mezuto Özil interpretó una especial danza, de puntillas se desplazó y con el tacón habilitó a Benzema para que finalizara la pieza de baile que estaba interpretando el Real Madrid en Ajax Arena.
El Real Madrid es más grande desde que el jugador alemán de origen turco, pasea su rostro ojeroso entre tanto jugador vigoroso y bien parecido.
Quo Vadis Özil. Gracias Mezuto.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Contra el olvido

Marta del Castillo es la joven asesinada por lo peor de una España negra que no duerme La versión canalla, cobarde y asesina fue la interpretada por el asesino de la sevillana. Se valió de la confianza de la joven para cebarse con su debilidad y asesinarla. Matando y escondiendo el cadaver de Marta, nos mataba un poco a todos  y dificultaba la acción de la Justicia.
Los españoles de bien hemos entendido perfectamente el gesto de los padres de Marta. Sin olvidar su dolor profundo, han querido llamar a nuestras puertas y pedirnos nuestra firma para que estos cobardes asesinos no tengan sitio en nuestra sociedad. El lugar de este tipo de canallas es la cárcel, y sólo la cárcel.
Con sencillez se presentaron a las puertas del Congreso de los Diputados, con un millón seiscientas mil firmas, para que los escucharan unos políticos que se quedaron sordos a fuerza de no atender a los ciudadanos. Existe demasiado ruido en el hemiciclo para que se puedan interesar por nosotros.
Casi al mismo tiempo, los padres de Antonio Meño han recibido la noticia de que el Tribunal Supremo reabre el caso de su hijo. La trágica historia comenzó el 3 de julio de 1989. Antonio Meño, un joven estudiante de Derecho decidió someterse a una operación estética para mejorar el aspecto estético de su nariz. La intervención no revestía, en principio, la más mínima gravedad, pero tras unos acontecimientos dentro del quirófano que veinte años después todavía no han quedado claros, el joven salió del quirófano en una situación de coma irreversible, en estado de coma.
Desde ese momento, la familia Meño mantuvo una dura batalla judicial en la que ha intentado descubrir la verdad sobre lo que ocurrió aquel fatídico día en el quirófano. Pero año tras año, los padres del joven fueron perdiendo las sucesivas batallas judiciales y se fueron endeudando, hasta el punto de que ahora la Justicia les reclamaba 400.000 euros de costas judiciales.
La familia con Antonio llevaban un año acampados frente al Ministerio de Justicia, clamando en el desierto. Los ciudadanos nunca abandonaron a esta familia.
Dos historias actuales que entonan un canto a la dignidad humana, a la autenticidad, frente al olvido de una sociedad que no se reconoce en sus políticos pero que cada vez se parece más a la que se empeñan las televisiones en implantar.
Mientras por aquí discutimos sobre quién tiene que regar unos árboles de un parque que no existe, y que al paso que vamos, no veremos.


jueves, 11 de noviembre de 2010

Francisco Garrido, andaluz de Ronda

El otoño en Ronda es el verso frío de la España que no se acostumbra a vivir en prosa. La serranía rondeña imprime carácter. Su secular aislamiento la ha hecho dueña de sí misma. El rondeño se reconoce en la piedra arenisca amarilla que conforma los sesenta y ocho arcos rebajados que descansan en las ciento treinta y seis columnas toscanas que José Martín de Aldehuela construyó para el coso de la Real Maestranza de Caballería. Elegancia, valor, misterio, dureza, hondura, adornan los poros de los serranos, que a fuerza de sentirse herederos de pueblos cultos y valerosos, dan vida a su alma pétrea.
Se heló el corazón de Ronda en el inicio de este incierto Noviembre. La piedra arenisca se deshizo y cedió a la pena, las lágrimas la ablandaron. Francisco Garrido moría en su casa, rodeado de los suyos, cuando la noche era sólo oscura. ¡Qué pena más grande! Hijo predilecto de la ciudad, intelectual, historiador, periodista, académico, erudito, humanista, amigo, andaluz de Ronda. Eso es nada.
Francisco Garrido era Ronda. La figura intelectual más importante de los últimos veinticinco años. Su contribución a la historia de Ronda es la más importante que se ha hecho hasta la fecha. Para saber de la “ciudad soñada” hay que pasear por sus libros.
El misterio del señorío rondeño ha cautivado a viajeros de todo tipo de épocas,  poetas, músicos, pintores y artistas de todo tipo de disciplinas. No es casualidad que en este rincón, Pedro Romero echara el pie al albero y creara el toreo moderno para mayor gloria de las Artes. La conjunción de la belleza de la naturaleza, en este balcón eterno, junto con la forma torera de estar y ser en la vida del serrano, hacen que Ronda sea eterna fuente de inspiración.
Por más que les duela, Rilke o Hemingway, no pasaron de ser mozos de espadas en una corrida que les venía grande. Francisco Garrido, a lo largo de su vida, ha manejado la muleta de las letras pisando “las arenas de Pedro Romero” como cantaba Gerardo Diego. No se ha quedado en la epidermis, ha descendido a la profundidad del tajo rondeño, donde los hombres se ven demasiado pequeños.
Yo quiero cantarle en su despedida al torero que fue mi amigo Francisco Garrido. Para ello, me serviré de los versos del gran Fernando Villalón, señor andaluz de las marismas que se murió soñando con tener una ganadería de toros con los ojos azules. Y ahora digo:

Plaza de piedra de Ronda
la de los toreros machos:
pide tu balconería
una Carmen cada palco;
un Romero cada toro;
un Maestrante a caballo
y un Francisco Garrido que guarde
la llave de tus secretos.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Irán no es nombre de mujer

Ashtiani es una mujer iraní de 43 años y madre de dos hijos, que fue condenada a morir lapidada en 2006 por haber mantenido relaciones con dos hombres tras la muerte de su marido.
Mas tarde, también fue acusada de ser cómplice en el asesinato de su marido y desde entonces permanece ingresada en un cárcel de Tabriz, en el norte del país. Finalmente se cambió su sentencia  a muerte: la horca por la lapidación.
La movilización de la comunidad internacional occidental y civilizada comenzó cuando se conoció la noticia.
Los ministros de Asuntos Exteriores de Francia e Italia se prestaron a reunirse con su colega iraní, Manucher Mottaki, para tratar el caso de Ashtiani, lo que fue desestimado por las autoridades de Teherán.
La sentencia de muerte en la horca contra Ashtiani ha provocado una campaña internacional por parte de los grupos pro derechos humanos para evitar este castigo que rige en Irán desde las Revolución Islámica de 1979, aunque no se llevaba a cabo desde 2007.
Sabemos que a día de hoy Ashtiani sigue viva, pero no conocemos cuándo el presidente iraní  Mahmud Ahmadineyad impondrá su autoridad y hará efectiva la sentencia a muerte.
Desde nuestro país no podemos entender de ninguna forma el modo de proceder de la justicia de la República Islámica de Irán. La vida de una persona allí no tiene valor. Mientras seguimos discutiendo si algunos movimientos islamistas son galgos o podencos, los derechos y la dignidad humana es pisoteada en muchos rincones de nuestra querida Tierra. Permitimos que por el valor  del petroleo se consienta a muchos dirigentes de diferentes dictaduras que no respeten el valor de la vida y la dignidad de las personas que conforman sus pueblos.
Echo de menos a muchas mujeres relevantes de nuestro país que se han quedado mudas en la causa de Ashtiani. Seguro que nuestra nueva ministra de Asuntos Exteriores se suma a la presión internacional para que esta mujer iraní desconocida y vulnerable encuentre la fortaleza y protección del resto de mujeres y hombres de buena voluntad.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Final: El lider no nace ni se hace, no existe

No persiga ser lider en nada. Corra detrás de los ideales humanistas que nos hacen más hombres. Apueste por la verdad, busque la justicia, reparta el bálsamo de la caridad, siéntase atraido por la belleza, quiera ser digno.
La dignidad es nuestra seña de identidad y es la que da sentido, profundidad y valor a nuestra vida. Siendo digno usted la Humanidad será más digna.

No quiero ser un lider (X) La justicia de los propios

Para ser una persona de altos vuelos, a uno no debe importarle permanecer un tiempo a ras de suelo. Las personas somos examinadas diariamente y muchas veces no pasamos el corte. A veces el examinador no nos conoce, pero tiene la facultad de cortarnos las alas. Lo bueno es que pueden volver a salir cuando uno comprueba que los que sí han compartido con él desvelos, trabajos y sueños, se ponen en lo alto del pupitre y nos dicen "Oh, capitán, mi capitán".
No hay mayor reconocimiento que el de los propios, sobre todo cuando no se busca.
Si se siente alagado por los que no lo conocen y cuestionado por los suyos, deténgase. Si sólo se siente alagado por los que le deben obediencia y por los desconocidos, tiene un problema.

No quiero ser un lider (IX) Nunca se olvida a uno de los nuestros

Uno en la vida nunca elige a sus compañeros de viaje. Eso es una tremenda suerte, porque así podemos huir de los terrenos aledaños al egoismo. Trabajaremos en multitud de proyectos con gente desconocida, incluso que nos cae mal, pero eso es lo de menos. Una vez que se comparte tarea el resto del grupo debe tener la certeza de que ninguno será ya abandonado a su suerte.
Cuidar al débil, ayudar al equivocado y hacer justicia con el que nos deja, robustece a ese grupo de personas que siempre tendrá la certeza de que nunca ninguno será abandonado a su suerte.
Seguro que así se sintieron los soldados canadienses que cayeron en la Guerra de Afganistan. Sus compañeros y sus familias seguro que se sienten orgullosos de un país que no los olvida.

No quiero ser un lider (VIII) Trabajar siempre con otros

Está muy de moda todo el tema de los equipos de alto rendimiento y demás milongas.
La realidad es que ningún proyecto puede llevarse a término con el concurso de una única persona. Necesita, como en otras tareas de la vida, el concurso de los demás. No creo en los equipos ni ese tipo de rollos, creo en las personas que con determinación y responsabilidad aportan lo mejor de sí a un trabajo en el que hay otras que lo hacen de la misma forma o de forma contraria.
En esta escena de "Apolo XIII" lo que muestro es que de la propuesta más disparatada, se pueden encontrar soluciones si desde el primer momento uno aporta a los demás lo mejor de sí.

No quiero ser un lider (VII) La estrategia de la verdad y la belleza

La estrategia de un proyecto no puede diseñarse exclusivamente en un despacho. Debemos sentir, palpar, oler, tocar la realidad que queremos transformar.
La mejor aliada siempre es la verdad y la belleza. Si somos capaces de alinearnos con la que existe en la realidad que queremos cambiar, será todo más fácil.
Las personas no queremos que nos muestren realidades descarnadas. Siempre comenzamos a implicarnos cuando nos sugieren que lo que es verdaderamente importante para nosotros puede verse reflejado en ese proyecto.
En "La Misión", entre la belleza salvaje del Amazonas, sólo podía llamarse a la puerta de los corazones de los nativos con el suave susurrar de la música.

No quiero ser un lider (VI) La comunicación es un cuento

Esta época se caracteriza por el desprecio de lo narrativo en pos de lo llamativo. Muchos gabinetes de comunicación se obsesionan por el mensaje y olvidan la historia. Los humanos entendemos la vida de forma narrativa, con presentación, nudo y desenlace. Por eso nos gustan los cuentos desde pequeños.
No olvidemos que nuestros proyectos los tenemos que contar como un relato, no como una consecución de mensajes e imágenes.

No quiero ser un lider (V) El dolor y la felicidad

Los momentos difíciles siempre aparecen en nuestras vidas, incluso en las profesionales. Es imprescindible otorgar sentido a la "prueba" para poder aprender y salir robustecido de ella. En la travesía del desierto, la arena en nuestra cara debe recordarnos nuestra fragilidad, el viento nos debe dar idea del valor de nuestra libertad, y el calor, de lo realmente poderosos que somos cuando no renegamos de nuestra condición de personas dignas.
Este fragmento de "Tierras de Penunbra" nos muestra la metodología a seguir para sacar aprendidaje del lado rocoso de la vida.

sábado, 30 de octubre de 2010

No quiero ser un lider (V) La adversidad, esa gran maestra

Este equipo de rugby uruguayo dio una lección de confianza en el hombre. Su avión se estrelló en la cordillera de Los Andes en 1972. Parecía que todos los condicionantes se pusieron de acuerdo para recordarle a sus supervivientes que no tenían futuro.Creyeron en ellos y desafiaron a la adversidad. Sacaron lo mejor de cada uno, pusieron toda su humanidad al servicio del otro y se obró el milagro.
La epopeya de estos jóvenes uruguayos inspiró libros y películas, como ésta que les presento "Viven".

martes, 26 de octubre de 2010

No quiero ser un lider (IV) Dar sentido a la tarea

Las personas que confían en lo oportuno de sus proyectos lo suelen hacer porque los dotan de sentido.
No existe empresa, por pequeña que sea, que no tenga sitio para encontrarle sentido en la globalidad de nuestra vida.
Para muestra un botón. Disfruten con esta escena de "Carros de fuego".

lunes, 25 de octubre de 2010

No quiero ser un lider (IV) Mira a los ojos de la gente

Son tantos los gurús de tres al cuarto que recomiendan no tener confianza en las personas que a uno le rodean, que al final uno no puede ni fiarse de sí mismo.
Sólo puede ser uno persona, si confía en los demás y lo mira a los ojos.
Disfruten con "Golpes Bajos" pero no sigan su mensaje.

No quiero ser un lider (III) Capitanes de nuestras almas

Con la cabeza a buen recaudo, uno debe encontar su alma e intentar capitanearla.

De eso sabemos algo en nuestra civilización occidental, que nace del encuentro de las ideas de Grecia, el derecho de Roma y la caridad del Cristianismo.

El alma no nos deja olvidarnos de que somos hombres.

En la película "Invictus" rememorando la dura vida de Nelson Mandela en la cárcel, se pueden escuchar los versos preciosos del poeta William Ernest Henley.

No quiero ser un lider (III) Dueños de nuestras mentes

Una vez que uno se "atreve a aprender" debe poner a buen recaudo su mente.
Debe cuidarla, mimarla y sobre todo alimentarla.
Si no que se lo digan al niño de las "Cenizas de Ángela"

No quiero ser un lider (II) Metodología del aprendizaje

Existe también una metodología dura, pero más sencilla a la larga, que es la de obedecer y hacer lo que otro nos ordene.
Recuerden a "Oficial y caballero"

No quiero ser un lider (II) Metodología del aprendizaje

Uno debe decidirse por cómo quiere aprender en la vida. En el "Club de los Poetas Muertos" nos proponen una metodología valiente: nadar a contracorriente. En definitiva, ser uno mismo.

No quiero ser un lider (I) Buenas ideas

Estimados amigos voy a comenzar una serie de artículos a propósito del manido tema del liderazgo.
Os debo avisar que no creo en la figura del lider que nos muestran a diario los diferentes medios de comunicación, que tienen más de marketing que de auténtica corriente de pensamiento.
Toda esta serie se va a denominar "No quiero ser un lider", y se caractgerizará por compartir con vosotros ideas sencillas apoyadas en videos de películas muy relevantes y conocidas.
En el mundo de las nuevas tecnologías hoy propongo que lo más importante es tener una buena idea y si ésta intenta hacer el mundo un poco mejor, hemos dado con tecnología punta. Insisto las ideas siguen siendo el tesoro mayor para el desarrollo del hombre.
Comienzo con la película "Cadena de favores".

domingo, 24 de octubre de 2010

Presentación exitosa de "La pretemporada"

El pasado jueves 21 de Octubre presenté mi libro "La Pretemporada" en mi pueblo natal, La Carolina. Esta novela tiene mucho que ver con mi pueblo y por tanto era una presentación especial para mi. Estaban mis padres, mis hermanos, mis sobrinos, por supuesto mi mujer y mi hijo, y también muchos amigos que compartieron conmigo equipo y desvelos futbolísticos.
Lo organizó todo muy bien Juan Ojeda, presidente del Carolinense Club Deportivo, y la intendencia corrió a cargo de mi hermano Jesús.
Presentó el libro el conocidísimo periodista Tomás Roncero, que estuvo amable, cercano, entrañable y generoso.
Después compartí con los asistentes mis reflexiones sobre esta primera novela.
Muchas gracias a todos. Estoy en deuda con todos los que amáis el fútbol en La Carolina.

lunes, 18 de octubre de 2010

Presentación de "La pretemporada" en La Carolina

JUEVES 21 DE OCTUBRE DE 2010 EN LA CASA DE LA CULTURA
DE LA CAROLINA A LAS 19:00 HORAS

LA PRESENTACIÓN CORRERÁ A CARGO DEL FAMOSO PERIODISTA
TOMÁS RONCERO

LOS BENEFICIOS DEL LIBRO VAN DESTINADOS AL CAROLINENSE

NO FALTES, ESTÁIS TODOS INVITADOS.


domingo, 17 de octubre de 2010

Mesut Özil, el bailarín con ojeras

El Real Madrid jugó un magnífico partido el pasado sábado frente al Málaga. El equipo ha crecido como conjunto, con mayor robustez defensiva y fantasía atacante, de la mano de Mourinho. Son muchas cosas las que se pueden resaltar del encuentro, y podríamos fijarnos en la actuación de diferentes jugadores que jugaron a un gran nivel. Yo quiero detenerme en Mesut Özil.
Este jugador era un gran desconocido en España, hasta que lo vimos jugando en el Mundial de Sudáfrica, con su selección alemana. Su atrevimiento, su ligereza en el inicio de las acciones atacantes y su técnica fluida, lo hacen un magnífico asistente para sus compañeros. En el Real Madrid no había terminado de encontrar su lugar. No encontraba el sitio que le mostraba Mou.
Pero todo eso es pasado. Özil demostró ayer ser el jugador que necesitaba el Real Madrid. Sus desplazamientos en el campo recuerdan mucho a los de Zidane pero con un toque de mayor fragilidad. De forma discreta, asiste, abre espacios, muestra la magia del fútbol. Encontró ayer su escenario, y representó el papel de un bailarín, pero con ojeras. Ligero, de puntillas, insinuando, mostró el catálogo de lo mejor de su fútbol. Este jugador va a ser demasiado grande para seguir hablando sólo alemán. Su danza es la de la excelencia, con las reminiscencias de la inspiración de Butragueño y la belleza de Zidane. No quiero olvidarme de su actuación frente al Málaga.

sábado, 16 de octubre de 2010

Vargas Llosa para, templa y manda

El dolor es un misterio para el hombre. El sufrimiento nos introduce en el laberinto de la contradicción. La calidad de una sociedad o incluso de una civilización, puede medirse por la profundidad de las cuestiones que genera en torno al dolor y sufrimiento, y por la altura y extensión de las respuestas que se atreve a proponer. La madurez de las personas va pareja al lugar que le concede a su dolor y sufrimiento propio y al ajeno. Sólo si uno se ocupa del sufrimiento ajeno pueda algún día enfrentarse al propio.
La historia de la Humanidad ha tenido múltiples oportunidades para mostrarnos lo mejor y lo peor de nosotros mismos. El desvelo por el enfermo, el vulnerable, el desfavorecido ha hecho grande a un pueblo. El desprecio por el débil ha llevado al hombre a las profundidades de lo detestable.
Una civilización como la nuestra, en la que la dignidad y la vida de cualquier hombre merece la atención de la Humanidad en su conjunto, hace posible que no se abandone a su suerte a los mineros chilenos en las entrañas de la tierra. En otros países, como Corea del Norte por ejemplo, donde se ha abrazado una ideología en lo que lo importante es el estado y no el individuo, pues pasa lo que todos ustedes conocen. La vida de cualquier hombre tiene un valor relativo allí.
En las sociedades adelantadas occidentales en las últimas décadas hemos asistido al surgimiento de un nuevo movimiento en pro de la defensa de la vida de los animales. Separándonos de las posturas “animalistas” extremas representadas por Peter Singer, que sitúan la dignidad animal incluso por encima de la humana en muchas ocasiones, cualquier persona puede entender que nuestra relación con los animales merece atención.
Por desgracia en España, ha sido muy relevante el interés que ha suscitado el cuidado de los toros de lidia y el poco que han despertado otros cuadrúpedos con peor suerte y destino que ellos. Sólo puede entenderse este interés inusitado por el daño que se le inflinge a un toro en su lidia, si situamos a este tipo de posturas intelectuales dentro de lo que se conoce como pensamiento “buenista”. El “buenismo” apuesta por causas previamente ganadas por otros, como la paz, el medio ambiente, el respeto a la diversidad, la defensa de los animales, por lo que resulta altamente gratificante para quien lo proclama y para quien abraza ese mensaje. Con ideas sencillas, que no necesitan nunca de una ascesis exigente para su defensa, pretenden llegar a la esfera emocional de las personas, para hacerlas creer que los problemas de la vida son sólo problemas de actitud. Este  postulado tan endeble y tan falaz genera en muchas ocasiones personalidades frágiles.
Ante el “buenismo” se necesitan posturas de gran cilindrada ética e intelectual, y aquí aparece la figura de don Mario Vargas Llosa. Todos conocen los méritos que lo han hecho acreedor de merecer el Premio Nobel de Literatura de este año. No me ocuparé de su vertiente literaria, por todos muy conocida.
Quisiera fijarme por un momento en su postura frente al debate actual de la supuesta crueldad con el toro de lidia en las corridas que se celebran a lo largo y ancho de tantas plazas en Europa y América.
El escritor hispano-peruano, eminente defensor de la cultura del toro, ha explicado de forma eficaz y argumentada que el trato que se le dispensa a un toro bravo en los últimos veinte minutos de su vida es lo mismo de tolerable, civilizado y racional, que el que se le da a otros animales que entran en nuestra cadena alimenticia o en alguno de los pasos de nuestra investigación biomédica. Repite con insistencia la siguiente pregunta: “¿Es más grave, en términos morales, la violencia que puede derivar de razones estéticas y artísticas que la que dimana del placer ventral?”. Los “buenistas” pueden contestar. Si la respuesta es que no, la Humanidad en su conjunto debe abrazar con ilusión nuestro futuro vegetariano. Si es que sí, a las personas que les repugne asistir a la lidia de un toro, simplemente tendrán que hacer lo que han hecho generaciones que le han precedido, simplemente no ir.
Algunos “antitaurinos” defienden que el hecho de que los toros hayan sido motivo de inspiración a artistas, como Picasso o Goya, o  el mismo Vargas Llosa,  no les conceden atribuciones artísticas a los mismos. Todos estamos de acuerdo en esta afirmación. La mirada del artista sobre la realidad no confiere rasgos artísticos a la misma, hasta ahí podíamos llegar. Lo que si defendemos los taurinos es que a veces en una corrida de toros se pueden dar todos los condicionantes para que el encuentro de un hombre con un engaño endeble frente a un toro, una auténtica fiera, tenga sentido poético, que como bien conocen todos nuestros amigos “antitaurinos” es la esencia de cualquier obra de arte. Esto es, la acción del torero intenta desvelar otras realidades humanas con mayores sugerencias que la propia realidad aparente de las cosas, como Picasso con sus retratos de mujeres imposibles, por ejemplo.
Vargas Llosa, sin su Nobel pero con su mochila intelectual, acudió hace dos años a la Malagueta, invitado por María Gámez, y con su presencia defendió que en las corridas de toros se respeta al toro y se genera cultura, belleza y verdad. En el callejón departí unos momentos con él, y comprendí que don Mario sabía parar, templar y mandar.

jueves, 14 de octubre de 2010

Luis Urzúa, lider de los mineros chilenos

Os muestro una información relevante sobre el papel del lider del grupo de mineros chilenos atrapados en las profundidades de la tierra.
Merece la pena dar a conocer el perfil humano de Luis Urzúa que ha hecho un periódico sudamericano. Es la siguiente:

Luis Urzúa, jefe de  turno del yacimiento San José en el momento del accidente del pasado 5 de agosto, fue el último de los 33 mineros en ser rescatado luego de más de dos meses de confinamiento a 700 metros de profundidad.

Poco antes de ser rescatado, Urzúa agradeció al primer rescatista, Manuel González por todos los esfuerzos realizados durante su rescate.

''Me siento feliz, estamos a gusto y muchas gracias a ti Manuel por estar en esas condiciones en la mina. Hay que tener una hombría y carácter como el que tú tienes'', dijo.

Urzúa, de 54 años, de profesión topógrafo, es el único minero proveniente de un hogar de clase media y es hijo de un desaparecido de la dictadura de Augusto Pínochet (1973 - 1990).

También es sobrino de Sergio Irribarren, concejal de su pueblo natal, Vallenar, localizado al sur de Copiapó.

El último de los 33 mineros tiene 31 años de experiencia bajo tierra y es conocido como el hombre del liderazgo por su aplomo, prudencia y por comportarse como un capitán que no abandona su barco.

El jefe del grupo se dedicó gran parte del tiempo que pasó bajo la tierra a dibujar los planos del área donde se encontraban los trabajadores en el yacimiento para idear alguna ruta de escape.

En los primeros días de encierro, cinco de los 33 hombres se rebelaron contra su autoridad, pero Urzúa logró alinearlos y crear armonía en el grupo.

Urzúa fue el hombre que habló con el ministro de Minería, Laurence Golborne cuando éste se comunicó con los trabajadores a  través de un telefonillo.

"Le habla Luis Urzúa, soy el jefe de turno (...). Estamos bien, esperando que usted nos rescate", le contestó Urzúa al ministro durante la llamada.

A diferencia del resto de los obreros, la familia de Urzúa no ha permanecido en el Campamento Esperanza, levantado improvisadamente cerca de la mina prácticamente desde que sucedió el accidente.

Esta familia también ha sido la única que no ha hablado con la prensa debido a una petición que el mismo Urzúa les hizo cuando les envió la primera carta durante su confinamiento.

El rescate de los 33 mineros comenzó este martes pasadas las 22H00 locales (01H00 GMT).

El primer rescatista en descender a la mina fue Manuel González quien tardó sólo 16 minutos en bajar al refugio de los trabajadores.

Florencio Ávalos fue el primer minero en ser rescatado del yacimiento San José y tardó menos de 20 minutos en emerger a la superficie.

Una de las cosas que más  ha caracterizado a este operativo  ha sido la rapidez puesto que  a las 20H00 locales (23H00 GMT) de este miércoles 28 de los 33 mineros habían salido de la mina.

Uno de los momentos más dramáticos del rescate fue la liberación de  Yonni Barrios, de 50 años, quien era conocido en el grupo como el doctor.

Gracias a sus conocimientos de enfermería, Barrios se encargó de elaborar informes médicos de sus compañeros y vacunarlos  contra varias enfermedades.

Este grupo de 33 mineros se distinguió por su diversidad: un ex futbolista; Franklin Lobos; un religioso como José Henríquez y un topógrafo, en el caso de Urzúa.

Entre los obreros también se encontraba el boliviano, Carlos Mamani, de 24 años de edad, único extranjero del grupo y quien fue visitado por el presidente de su país, Evo Morales, quien viajó a primeras horas de este miércoles a Chile para darle la bienvenida a su compatriota y ofrecer ayuda y trabajo en su país natal.

"Evento no debe repetirse"

Al llegar a la superficie, Urzúa protagonizó un encuentro público con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, a quien le ratificó que los 33 mineros se encontraban en "perfectas condiciones".

El minero "entregó su turno" al mandatario y manifestó su agradecimiento por el operativo de rescate. También mostró su satisfacción por la "cadena de esfuerzos humanos" que se llevó a cabo para poder sacar del refugio a los trabajadores que quedaron sepultados el pasado 5 de agosto.

Del mismo modo, destacó al jefe de Estado que el evento, "no puede volver a repetirse"

"Estoy orgulloso de lo que se ha hecho por nosotros, pero espero que esto nunca vuelva a ocurrir", exclamó.

Por su parte, Piñera lo felicitó por "haber cumplido su rol de líder del grupo" y afirmó que todos los trabajadores dieron un ejemplo de solidaridad y compañerismo.

"Le recibo su turno y lo felicito porque cumplió con su deber, saliendo de último como lo hace un buen capitán (...) y los felicito a todos porque demostraron un ejemplo de compañerismo y de lealtad", manifestó.

Agradeció además a todo el equipo de rescatistas, paramédicos, psicólogos, y "a los chilenos que se comprometieron con una sonrisa y una palabras de estímulo.

Rescate de los 33 Mineros Chilenos

El rescate de los mineros chilenos ha sido un ejemplo de superación, de plantar cara a la adversidad. Todos trabajaron por un objetivo común y olvidaron la letra pequeña de lo que les diferenciaba y escribieron en mayúsculas todo lo que les unía. Así se pueden sentir todos orgullosos. Hay muchas más cosas que nos acercan que las que nos separan.
El equipo de rescate, los mineros, los políticos (hasta ellos) han estado a la altura de las circunstancias.
Tras la odisea quuieren aprender de la experiencia. Enhorabuena Chile.

martes, 12 de octubre de 2010

El humanismo gana el Nobel

La literatura es la reserva actual del humanismo. La universidad, el pensamiento, la pintura, la escultura, la arquitectura, la música, la danza, incluso la medicina, abandonaron al humanismo como si se tratara de una reliquia trasnochada. Solo las letras se resisten, en su modalidad clásica o en la actual de periodismo literario.
El ideal humanista se reconoce en la defensa de la dignidad de todas y cada una de las personas. Allí donde un hombre exista, el humanista intentará seducir con su atractivo mensaje: todo hombre es una novedad en la Historia y merece todos los desvelos del resto para preservar su dignidad y libertad para que pueda conocer por sí mismo la verdad.
Estamos estos días de enhorabuena porque la Academia Sueca que concede los premios Nobel, ha otorgado a dos escritores humanistas, sendos galardones. El de Literatura para el hispano-peruano Mario Vargas Llosa y el de la Paz para el chino Liu Xiabo.
Nuestra civilización occidental sólo tiene salvación con los escritores. Sin ellos proponérselo, deben custodiar la verdad sobre el hombre moderno que encuentra en lo “light” y en lo “políticamente correcto” sus caminos de evasión y sus caricaturas de pensamiento.
A Mario Vargas Llosa lo conocemos extensa e intensamente por su defensa de la libertad y la dignidad de las personas a través de sus múltiples escritos en forma de ensayo, de novela o del relato corto del siglo XXI, que no es otro, que el artículo periodístico. No me detengo en él.
Liu Xiaobo era un perfecto desconocido para todos nosotros hasta hace unos días. Es profesor universitario y escritor. Está cumpliendo una condena de 11 años en la cárcel de Jinzhou por haberse atrevido a pedir la democracia en China. Espero que este galardón le facilite su liberación. Al estilo de lo que hicieron los intelectuales checos con su Carta 77, capitaneados por el gigante intelectual Hacvel, para derrocar a los comunistas, Liu propició la Carta 08, un documento muy rico en el que se demandan diferentes acciones encaminadas a que China se convierta en la mayor democracia del mundo. A este manifiesto se sumaron 8000 personas. Una gota de agua en el océano, pero eso sí, una gota transparente.
El profesor Xiaobo, como tantos escritores que no han renunciado a estar en el lado de la libertad, la dignidad y la verdad, fue profeta cuando escribió: “cuando te enfrentas a un sistema autoritario, el primer paso hacia la libertad es un paso a la cárcel”.
El humanismo tiene futuro, y nosotros con él, si todavía hay alguien en el mundo, que desde una miserable cárcel perdida en la inmensidad de la China comunista, puede bucear en su dignidad y escribir: “El odio actúa como un corrosivo para la sabiduría y la conciencia de una persona”.
La Academia Sueca este año, sin ellos quererlo, han dado aire a la figura del escritor humanista comprometido. Y yo con estos pelos.

De cohetes, apéndices documentales y otros relatos

El otoño fue el principio de todo. Después vino el plomo y la plata, la Batalla de las Navas de Tolosa, La Peñuela, San Juan de la Cruz, Olavide, los ilustrados, los colonos, los hijos de la Francia, que salieron por  pies, los intendentes, el fuero y la madre que nos parió a cada uno de nosotros. La Carolina se reconoce en su frío, la defensa de su sierra y su identidad, el amor a los frailes calzados y descalzos que mimaban las piedras y las almas, su devoción al santico, poeta universal y fiel siervo de Dios, su gusto por lo ilustrado, su carácter acogedor, su respeto al diferente y sus cojones de minero que fuma “caldo de gallina”, bebe aguardiente del barato y ahoga las penas entonando una taranta.
El carolinense es un hombre curtido que tiene en su “adn” su afán por lo ilustrado, la piedad sencilla de los frailes descalzos y su interés por emprender empresas ambiciosas, bien en las entrañas de la tierra o en el interior de las mentes. Nos gustan las personas, no nos reconocemos en la soledad y el retiro. De ahí, que La Carolina haya sido madre de tantos hombres y mujeres que han querido escribir en las páginas de la Historia en sus párrafos relevantes y no sólo en notas al pie de página.
La Carolina es grande porque los carolinenses no pueden, ni han querido nunca, ser pequeños.
Cada mes de Noviembre, nuestro pueblo se para por un momento y recuerda a su San Juan de la Cruz, que en el mundo es poeta y místico de altos vuelos y que se hubiese valido sólo para llenar nuestro Siglo de Oro, y para nosotros es nuestro patrón, mediador y frailecillo cercano, que quiso a nuestra tierra como sólo saben querer los santos. Cuanto más cerca estemos de nuestro patrón, seremos más respetuosos con nuestros orígenes, y podremos seguir emprendiendo las empresas que nos son propias.
Este año, Noviembre tiene una significación especial para todos los que nos sentimos “sanjuanistas”. Nuestro querido Carlos Sánchez-Batalla Martínez no podrá glosar las delicias de su amado frailecillo, porque partió recientemente a cantar con él maitines al cielo.
Carlos ha representado lo exquisito de La Carolina. Maestro, historiador, escritor y padre, ha sido un gigante ilustrado en un pueblo al que conocía en pelotas. Nada de lo carolinense le era desconocido al gran Carlos. Con su impenitente interés por los temas de nuestro pueblo, fue buceando en piedras, legajos, libros y personas, para ir construyendo una calzada por la que el resto pudiéramos transitar de forma tranquila y segura. Con la sencillez del peón caminero, ha ido depositando piedra histórica a piedra, en este camino que todos reconocemos ahora como propio y sentimos tan cercano y conocido. Comenzó por el Paleolítico, siguió con las piedras que conformaron la Peñuela, se sentó a la mesa de Olavide, discurrió por nuestro movido siglo XIX, nos mostró al detalle su siglo, y se asomó al siglo XXI.
El trabajo de Carlos es muy relevante por lo extenso y por lo intenso de su alcance. Sin duda, es el  carolinense que más ha contribuido a la historiografía de nuestro pueblo. Desde el trabajo callado, sin ningún tipo de oropel y excipientes añadidos, ha construido con sus trabajos la historia que los carolineneses necesitábamos.
San Juan de la Cruz fue para él por un lado, su mediador espiritual, y por otro, fuente inagotable de inspiración para todo tipo de investigaciones históricas. Sabemos que acudió a la intercesión del santico en muchas ocasiones, como en aquellas fiestas  en su honor del año 1979.  Por falta del cohetero oficial, se atrevió a  asumir esa responsabilidad y tras varios intentos sin problemas, llegó el cuarto lanzamiento y éste se dirigió en dirección a los feligreses. Sin duda, gracias a la devoción verdadera de Carlos, San Juan de la Cruz obró el milagro e hizo estrellarse a este cohete juguetón contra una de las escasas piedras que había en la calzada, evitando así todo tipo de daños para la feligresía. Desde aquel año Carlos siempre optó por la pluma y no por los cohetes. Así cada Noviembre, en el libro que reúne las loas al santico en la conmemoración de las fiestas patronales, su contribución era constante y siempre relevante.
Puedo afirmar que su contribución al estudio de La Peñuela y San Juan de la Cruz que aparece en el primer tomo de su colosal obra “La Carolina en el entorno de sus colonias gemelas y antiguas poblaciones de Sierra Morena” es la más importante hecha desde la investigación histórica rigurosa y no ha sido superada por ninguna otra. Gran parte de lo que sabemos de los temas “sanjuanistas” se lo debemos a su estudio y erudición. Sus apéndices documentales son auténticas joyas que tejen el collar intelectual que nos prepara para el gran evento que es encontrarnos con nuestra historia local. Sus apéndices, sus notas al pie, su bibliografía consultada, son las semillas para estudios postreros, que no deberán olvidar nunca la procedencia original de las primeras aportaciones realizadas por Carlos. Los escritos históricos de Carlos Sánchez-Batalla son la cortesía de lo exquisito, son el fruto del interés y la generosidad del ilustrado.  Carlos ha sido el Intendente de la historia, el Olavide de los legajos, el Ondeano de los mapas, el hermano mayor de la Hermandad de San Juan de la Cruz.
La Carolina es más carolinense desde que Carlos decidió escribirle. Descanse en paz.

domingo, 3 de octubre de 2010

Homenaje a David Palmer

Mi serie televisiva favorita es "24 horas". Los motivos son múltiples, por su propuesta escénica, su impresionante producción, por sus magnificos actores, etcétera. Entre todo el elenco de actores que han desfilado por las ocho temporadas de la serie, destaco el trabajo de Dennis Haysbert como David Palmer. Su papel es el del primer presidente negro de la historia de EEUU. Me gusta su firmeza en sus convicciones, la apuesta permanente por el camino correcto, su sensibilidad ante las personas, su amor por la verdad. Me hubiese encantado trabajar con una persona como él. En una época de crisis de liderazgo de barraca de feria, gracias a la Fox por mostrar a este tipo de personajes. Gracias David Palmer.

Presentación La Pretemporada

La Mode-Para tí

miércoles, 29 de septiembre de 2010

La moda y el polo


La moda es el atajo del perezoso. Las tendencias, las colecciones, las propuestas que nos son tan cercanas en la actualidad, tuvieron un inicio que tuvo mucho que ver con un poeta maldito, el sifilítico Baudelaire.
Sus “Flores del mal” fueron un monumento a la modernidad y por tanto a la inutilidad. Lo que supuso de revolución en el lenguaje, supuso un retroceso en el objeto de la poesía, como bella arte que acerca a los hombres a la verdad y la belleza. Y todo viene porque el poeta maldito francés pretendió convertirse en un “dandy”, y no se le ocurrió otra cosa que para convertirse en el mejor representante de esa tribu, en definir él mismo al “dandismo”. El conocido, yo me lo guiso y yo me lo como. Para Baudelaire el dandismo es una filosofía basada en el artificio y la inutilidad. En cuanto a su caracterización superficial el dandismo es, por encima de todo, un culto del yo. Se trata de un desdoblamiento gracias al cual el dandy se transforma a sí mismo en objeto; esto significa que el dandy  realiza un constante trabajo sobre su yo, una manipulación caprichosa y fabuladora, tanto en el plano físico como en el plano espiritual. Pero es un trabajo sin frutos, un trabajo que no conduce a ninguna parte, o mejor dicho, que le devuelve siempre al mismo punto de partida, la pura y simple afirmación del yo.
De aquellos polvos, nos encontramos ahora con estos lodos, donde la moda está por encima de la persona y sólo la necesita como sujeto consumidor. El culto al yo de la modernidad es oficio de perezosos y vanidosos.
Lo último en esta España ridícula es portar determinadas marcas de ropa que tienen como atractivo su relación con el deporte del polo. A Dios gracias, no se practica en casi ninguna parte por lo aburrido y caro que es, pero en España portar una prenda relacionada con el polo es signo de distinción y es una forma de aparentar en sociedad. Aunque éste sea del mercadillo de Fuengirola.
Invito a los creativos españoles a que fabriquen ropa con la inspiración de la petanca como deporte a fomentar y que utilicen el distintivo de “La Felisa”, así damos un poco de por saco a los poetas de la fatuo y le hacemos la puñeta a tanto pijo aburrido.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Ángel Lara tiene quien le escriba

Leon Tolstoi fue el escritor de los quinientos personajes. Todos ellos cupieron en su inmensa novela, “Guerra y paz”. Obra que toma como excusa la invasión de Rusia por Napoleón en 1812. Ni el mismísimo emperador francés se hubiese atrevido a encargar a la joven esposa del escritor ruso que copiara el manuscrito siete veces. Encargo que la sufrida Sofía recibió con paciencia y resignación.

Los humanistas le debemos mucho a Tolstoi. Se atrevió a escribir la incómoda obra titulada “La muerte de Ivan Ilich”. Todo un tratado sobre la psicología del enfermo. El escritor ruso escuchó un día maravillado el relato de la vida y muerte de Ivan Ilich Menchivov. Este magistrado del tribunal de Tala había fallecido por un cáncer abdominal en 1881. El hermano del difunto se acercó al escritor ruso y le contó su historia. Tolstoi construyo una obra breve, pero muy dura, que fue poco comprendida en su tiempo. Su lectura es obligada para cualquier profesional de la salud que tenga afán de ser un humanista.

El personaje que siempre me ha cautivado de “La muerte de Ivan Ilich” es el de Gerasim. Era un joven humilde, ayudante del mayordomo del juez, que tenía el encargo inicial de llevarse los excrementos del enfermo. El magistrado no era un enfermo sencillo, pero el lacayo supo ganarse su confianza. Escribe Tolstoi sobre tan comprensivo sirviente: “Gerasim era el único que no mentía, y en todo lo que hacía mostraba que comprendía cómo iban las cosas y que no era necesario ocultarlas”. El joven tuvo el honor de pasar noches sosteniéndole las piernas al enfermo, sólo porque sabía que esta posición aliviaba y paliaba sus dolores. Ningún afamado médico, tuvo la intimidad que tuvo Gerasim con el enfermo, ni nadie alcanzó nunca a conocer al magistrado como lo hizo el joven ayudante de mayordomo.

Siempre he pensado que Gerasim representa el modelo de servicio al que cualquier profesional sanitario debe aspirar. El que se reconoce en la verdad, tiene por privilegio el poder servir a los demás y procura ser profundamente humano cuando se encuentra ante la contradicción.

Yo he tenido la suerte de conocer a un Gerasim en Málaga. Tuve en un momento de mi vida profesional la gran oportunidad de trabajar en el Hospital Materno Infantil de Málaga, cuando éste cumplía 25 años. Allí conocí a Ángel Lara, un hombretón joven, que comenzó a trabajar como celador cuando el centro sanitario se inauguró. Por su buen hacer, su preparación profesional y sus ganas de prosperar, lo encontré en el Materno siendo Jefe de Celadores. Sus compañeros lo respetaban muchísimo, y el resto de protagonistas del hospital, médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos, personal de mantenimiento y limpiadoras, entre otros, le otorgaban la autoridad que él se había ganado con la palabra amable, la gestión eficaz, la mano amiga y el silencio respetuoso.

Los directivos, también cuando yo lo era, olvidan con frecuencia que como en la cita bíblica de Sodoma y Gomorra, los hospitales funcionan día a día porque existen un puñado de hombres “justos” que lo hacen posible. Afirmo con rotundidad y con añoranza, que uno de los “justos” del Materno era Ángel Lara. Y que como él, en el colectivo de los celadores, encontré esas personas que hacen humano a un centro hospitalario. Los celadores son los mileuristas de un hospital que son ricos en generosidad y humanidad.

Un día conocimos que los dolores de espalda de Ángel se debían a que padecía una grave enfermedad. Yo había conocido hasta entonces a un gran hombre, pero desde el momento que compartí su dolor y su verdad, me encontré con un gigante. En esos difíciles momentos conocí a su familia, auténtico pilar para él, y tesoro que siempre quiso proteger.

La vida me llevó a tener que dejar en un momento determinado mi trabajo en mi querido “Carloshaya”. A los pocos días de mi partida, tuve un regalo postrero. Me llamó mi amigo Ángel. Se estaba enfrentando a los últimos meses de su vida y quería hacerlo con señorío. Como hombre justo, me llamó para darme ánimos en la travesía del desierto que había comenzado. Me ofreció el vaso de agua que necesitaba en aquel momento, como hacía Gerasim con el juez Ilich.

Se estaba muriendo y me estaba dando ánimos. Era la contradicción del justo. En esa última conversación que tuvimos, se despidió de mí como se despiden los hombres de buena voluntad. Tras colgar el teléfono lloré como sólo se llora cuando se quiere de verdad. Nos hicimos promesas mutuas que para nosotros quedarán para siempre.

Ángel Lara ha fallecido, y el dolor nos hiere a todos los que lo conocimos y quisimos. En sus casi treinta años de ejercicio profesional optó por las personas, por su cuidado, por la labor callada, sin recompensa. Muchas mujeres y niños del Materno están en deuda con él sin ni siquiera ellos saberlo, por su gran discreción y sencillez.

El patrimonio que nos lega es el de no olvidar que debemos poner el corazón en todo lo que hacemos. Parafraseando a León Tolstoi, “a un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa.”

Ángel siempre me dio mi sitio, y yo no sé si supe dárselo a mi amigo. Intenté en muchas ocasiones mantenerle sus pies en alto, confío en que sintiera alivio. Descanse en paz, y que Dios le conceda su gloria.